Liposuccion

La liposucción es una técnica también conocida como lipoaspiración y que en los últimos tiempos se le ha denominado lipoescultura, considerando que no sólo se trata de eliminar la grasa depositada en áreas específicas, sino que su fin último es el de crear un mejor contorno corporal.

Esta técnica es usada en zonas tan diversas del cuerpo como cuello, brazos, espalda, mamas, glúteos, caderas, muslos, rodillas, pantorrillas y tobillos. Sin ser un tratamiento para la obesidad, consigue eliminar aquellos depósitos de grasa que no desaparecen con las dietas ni el ejercicio.

EL PACIENTE IDEAL

Es necesario estar en buenas condiciones de salud, conocer las posibilidades que ofrece la técnica y discutir las expectativas que se tienen con el especialista. El paciente ideal es aquel que presenta un peso relativamente normal o un ligero sobrepeso, que está psicológicamente estable y que tiene expectativas reales acerca del resultado de la cirugía.

La firmeza y la buena elasticidad de la piel son importantes en los resultados, especialmente en el abdomen y cara interna de los muslos. En estas zonas es donde la piel suelta o fláccida puede exigir la resección del exceso coo tratamiento adicional. Esta técnica no ofrece la eliminación de la condición denominada celulitis.

LOS RIESGOS DE LA LIPOSUCCION

La liposucción es habitualmente un procedimiento seguro, siempre que el paciente haya sido adecuadamente evaluado por un especialista. La intervención debe ser realizada por un profesional, en un lugar que cuente con los equipos y las condiciones operatorias adecuadas. Esto hará disminuir en gran medida los riesgos operatorios y los malos resultados a largo plazo.

Como toda intervención quirúrgica no está libre de riesgos. Alteraciones graves por pérdida de sangre o fluidos son excepcionalmente raras, al igual que las lesiones de la piel. Son más frecuentes las equimosis o moratones. Es posible que se presenten alteraciones transitorias de la piel como decoloraciones o irregularidades de su superficie. Las asimetrías que suelen observarse podrían necesitar revisiones posteriores.

PLANIFICACION DE LA CIRUGIA

La consulta inicial debe tener como objetivo dilucidar todas sus inquietudes respecto a la lipoaspiración. El paciente debe exponerle claramente a su médico, cuales son sus expectativas. El especialista le explicará los métodes y alternativas para mejorar su contorno corporal, después de examinar y determinar los depósitos grasos susceptibles de ser eliminados, la tonicidad de la piel y las condiciones de salud.

PREPARACION PREVIA REQUERIDA

En los tratamientos muy extensos es posible que se extraiga sangre antes de la cirugía, para autotransfundirla después de la misma. De este modo se corregirán las pérdidas producidas durante la cirugía, sin necesidad de usar sangre de otras personas. Es conveniente programar el reposo post-operatorio de acuerdo con lo recomendado con su médico. Este variará según la extensión de la liposucción. Aun si la operación es ambulatoria, se debe programar que alguien acompañe y ayude al paciente ese día y los siguientes.

TIPO DE ANESTESIA

La liposucción se realiza de forma ambulatoria o con un día de ingreso. Ello dependerá de la extensión del tratamiento y del tipo de anestesia requerido. Cuando la cirugía no es muy extensa, se suele hacer con anestesia local y de forma ambulatoria.

También puede usarse anestesia epidural si la liposucción es de extremidades inferiores o general si es más extensa.

CARACTERISTICAS DE LA CIRUGIA

La grasa es extraida utilizando un tubo metálico fino que se introduce a través de la piel por incisiones mínimas, de dos a cuatro milímetros. Este tubo se llama cánula de liposucción. La grasa se infiltra con suero, al que se le agregan anestésicos locales y adrenalina, para evitar el dolor y disminuir el sangrado. A continuación se efectúa la aspiración del tejido adiposo. La infiltración de la grasa con suero, facilita su extracción. La aspiración se realiza conectando las cánulas a una bomba de vacío. El cirujano manipula la cánula a través de las distintas capas de grasa para soltarla y facilitar su extracción. En el caso de usar anestesia local, el paciente sentirá cierta vibración durante la operación

Estas técnicas tienen una duración variable según la extensión del área lipoaspirada: desde treinta minutos a varias horas con un promedio de una a dos horas.

RECOMENDACIONES POST-OPERATORIAS

Al terminar la intervención se usarán curas compresivas de tipo elástico, que deberán mantenerse durante dos o tres semanas. Es recomendable el uso de analgésicos y antiinflamatorios. Las áreas tratadas inicialmente pueden verse inflamadas y amoratadas durante varios días, a la vez que sensibles. También es posible perder la sensibilidad en algunas zonas de la piel, lo que habitualmentes es transitorio. En unas semanas se vuelve a la normalidad y el paciente aprecia los beneficios del tratamiento realizado.

Las pequeñas incisiones por las que se introducen las cánulas se dejan abiertas y sirven de drenaje de los hematomas, siendo la recuperación más rápida. Se reanudarán las actividades gradualmente, en la medida que todas las zonas lipoaspiradas se recuperen. Durante este periodo habrá controles periódicos con el cirujano para vigilar que todo transcurra adecuadamente. La aplicación de masajes y ultrasonidos facilita la descongestión de las áreas tratadas.

RESULTADOS

La liposucción o lipoescultura es una técnica muy efectiva para corregir el contorno corporal con cicatrices mínimas. Sus resultados son permanentes. Si no hay un adecuado control en la alimentación, siempre es posible ganar peso, pero sin que ello produzca nuevamente los depósitos de grasa que motivaron la cirugía. Esto significa un resultado muy satisfactorio en la mayoría de los pacientes.