La cirugia plastica

Los orígenes de la cirugía plástica se remontan a la historia antigua. En esa época, su objetivo era aliviar esencialmente las mutilaciones faciales y de esa manera, reinsertar al individuo en su medio social. Sólo en el siglo pasado, los principios y técnicas de la cirugía plástica se empiezan a aplicar también en otras áreas del cuerpo humano.

El desarrollo definitivo de la especialidad llegó con la primera y segunda guerra mundial. El flujo incesante de mutilados se encontró con muy pocos cirujanos capacitados para tratarlos. Fue necesario crear centros especializados donde derivar estos enfermos y al mismo tiempo, destinar médicos para que se dedicaran a la especialidad. Debido a que la cirugía plástica está relacionada a la forma y armonía del cuerpo, se usa el término de "PLASTICA". Aspectos funcionales de la cirugía plástica son también esenciales: Reconstruir el párpado para proteger el ojo expuesto, restablecer la continuidad de la mandíbula para permitir la masticación, etc.

Un requisito fundamental en el cirujano plástico es el sentido de la forma, el juicio estético y la capacidad para visualizar el resultado final, antes de realizar una determinada cirugía.

La cirugía plástica se divide en cirugía reconstructiva y cirugía estética. La primera, la cirugía reconstructiva intenta llevar al individuo enfermo a un estado de normalidad funcional y estética. La segunda, la cirugía estética, persigue sobrepasar la normalidad, colocando a ese individuo disconforme psicológicamente con un determinado segmento corporal, a una forma de mayor armonía estética. Actualmente la cirugía plástica ofrece un amplio campo de desarrollo en transplantes, genética, implantes, crecimiento y desarrollo, alteraciones le la formación, microcirugía. cirugía craneofacial y cirugía estética.

La cirugía plástica es difícil de definir en relación a su campo de acción. Todas las otras especialidades quirúrgicas tienen características regionales definidas por la anatomía. El cirujano plástico extiende su actividad no sólo a la piel y sus anexos, sino que también a otras áreas subyacentes, en localizaciones tan diversas como la cara y las manos, el cuello y la pared abdominal, las extremidades y el aparato genitourinario, la pared torácica y la bóveda craneana. De las especialidades quirúrgicas, es la que requiere el entrenamiento más prolongado para llegar a estar cualificado como especialista.