Cirugía de abdomen

En una técnica destinada a eliminar el exceso de piel y grasa de la mitad inferior del abdomen y reforzar los músculos de la pared abdominal. Esta operación puede cambiar totalmente la apariencia de un abdomen abultado. Deja sin embargo una cicatriz permanente que, dependiendo de la magnitud del defecto original, puede extenderse de una cadera a otra.

Paciente ideal es la mujer que ha tenido uno o más hijos, lo que ha provocado la relajación de su pared abdominal y un deterioro de la piel, el músculo y el tejido adiposo.

EL PACIENTE IDEAL

Los mejores candidatos a esta cirugía son hombres y mujeres en buena condición de salud que presentan depositos de grasa, y piel abdominal suelta, que no se modifican con ejercicio ni dieta. Es particularmente útil es mujeres que después de sus embarazos ven sus músculos abdominales y su piel elongados hasta un punto en que es imposible recuperar su estado original, produciéndose además, estrías o cicatrices inestéticas.

La pérdida de elasticidad de la piel en pacientes de mayor edad, que frecuentemente acompaña a la obesidad moderada, también puede ser mejorada. Los pacientes que intentan bajar gran cantidad de peso deben postergar la cirugía hasta después de lograr su objetivo. Así también, las mujeres que prentenden futuros embarazos deberían esperar, ya que los músculos abdominales que son reforzados en esta cirugía se pueden separar y distender con un nuevo embarazo. Si hay cicatrices previas de otras cirugías en el abdomen, el cirujano plástico evaluará cuidadosamente la técnica quirúrgica a emplear.

TODA CIRUGIA IMPLICA RIESGOS

La cirugía del abdomen tiene riesgos comunes a otras cirugías. Ellos están descritos en la sección "Consideraciones Generales". Hay complicaciones específicas propias de ésta técnica.

Miles de abdominoplastias se practican exitosamente cada año. Cuando son realizadas por un cirujano cualificado, los resultados son muy positivos. Complicaciones como la lesión de la piel o la formación de seroma son muy raras pero pueden ocurrir. El riesgo de seroma puede disminuirse con el uso de una faja elástica después de la cirugía. Una cicatrización defectuosa o de mala calidad puede requerir una pequeña intervención correctora adicional para mejorarla.

PLANIFICACION DE LA CIRUGIA

En la consulta inicial su cirujano plástico evaluará su condición de salud y aconsejará la técnica apropiada. Además le dará instrucciones precisas de cómo prepararse para la cirugía, incluyendo alimentación y peso aconsejable. Se evitará la sobreexposición al sol antes de la cirugía, especialmente en el abdomen, y las dietas muy estrictas, ya que éstas pueden afectar a la cicatrización.

ANESTESIA

Habitualmente se realiza bajo anestesia general, pero es posible utilizar anestesia epidural y sedación.

CARACTERISTICAS DE LA OPERACION

Una abdominoplastia completa demora por lo general unas tres horas, dependiendo de la técnica y los procedimientos complementarios utilizados. El cirujano practica una incisión justo sobre el pubis, que se prolonga hacia ambas caderas. Otra incisión se realiza alrededor del ombligo para liberarlo del tejido circundante. Se separa la piel y la grasa del músculo de la pared abdominal hasta unos 15 centímetros por encima del ombligo. Los músculos rectos abdominales se aproximan y suturan entre sí. Esto da como resultado una pared más firme y reduce la cintura. El colgajo es estirado hacia abajo y todo el exceso de piel y grasa es extirpado. Para el ombligo se talla una nueva apertura en la piel y se sutura. Finalmente se colocan drenajes y se sutura la piel, cubriéndose con apósitos y una faja.

En la miniabdominoplastia la incisión es más corta y el ombligo no necesita ser recolocado.

CONSIDERACIONES POSTOPERATORIAS

Los primeros días el abdomen estará inflamado y se pueden sentir molestias que son controlables con medicamentos. La posición en la cama es semisentada. Al principio no es posible levantarse completamente derecho, pero se debe comenzar a caminar lo antes posible. Las suturas se retiran entre la segunda y tercera semana.

VOLVIENDO A LA NORMALIDAD

Si el paciente tiene buena condición física, con buena musculatura abdominal, la recuperación es más rápida. Habitualmente se vuelve al trabajo al cabo de dos semanas.

Las cicatrices pueden ser notorias entre los tres y seis primeros meses, mientras maduran. Esto es normal y transitorio: después de nueve meses o un año comienzan a aplanarse y palidecer. Aunque no desaparecen completamente, con el tiempo se hacen imperceptibles. En cualquier caso quedan escondidas con la mayoría de los trajes de baño y ropa interior. Hay muchas variaciones individuales en el tipo y la calidad del proceso cicatricial.

LA NUEVA IMAGEN

La abdominoplastia produce excelentes resultados en pacientes con músculos abdominales debilitados o relajados y exceso de piel. Los resultados son duraderos, especialmente si el paciente sigue una dieta equilibrada y practica deporte de forma regular. Si las expectativas son razonables y se está preparado para un período de recuperación levemente prolongado, una abdominoplastia puede ser la solución indicada.